SERVILEGAL ABOGADOS

PENSION A FAVOR DE FAMILIARES Y CUIDADORES

¿Qué son las pensiones en favor de familiares?

Se trata de una prestación económica que se genera en caso de fallecimiento del causante

La pensión en favor de familiares es una prestación de la Seguridad Social perteneciente al nivel contributivo, es decir, los causantes de la misma serán personas que acrediten unos requisitos mínimos de cotización.

Esta prestación consiste en una pensión que se concede a aquellos familiares que hayan convivido y dependido económicamente de la persona fallecida y que acrediten los requisitos exigidos.

La pensión en favor de familiares podrá solicitarse en cualquier momento desde el fallecimiento del causante, si bien los efectos económicos de la misma tendrán una retroactividad máxima de 3 meses. En caso de que el fallecido se encontrase en situación de alta, no alta o asimilada al alta, la pensión se abonará desde el día siguiente a la fecha del hecho causante. Si el fallecido era pensionista, la pensión se abonará desde el primer día del mes posterior al del hecho causante.

¿Quiénes pueden ser los beneficiarios?

Los familiares siguientes que, habiendo convivido y dependido económicamente del causante con una antelación mínima de 2 años a la fecha de fallecimiento, no tengan derecho a otra pensión pública, carezcan de medios de subsistencia y acrediten los requisitos establecidos:

  • Nietos/as y hermanos/as.
  • Madre y abuelas.
  • Padre y abuelos.
  • Hijos/as y hermanos/as de pensionistas de jubilación o incapacidad permanente.

Los requisitos de cotización

Se exigirá un periodo mínimo de cotización que dependerá de la situación laboral del causante:

  • Si estaba en situación de alta o asimilada al alta, 500 días dentro de un período ininterrumpido de 5 años inmediatamente anteriores al fallecimiento o 15 años a lo largo de toda la vida laboral.
  • Si estaba en situación de no alta: 15 años a lo largo de toda la vida laboral.
  • Si era pensionista: No se exige período de cotización.

En caso de que el fallecimiento se haya producido por accidente laboral o enfermedad profesional, no se exigirá periodo de cotización previo.

Cuantía de la pensión

La prestación económica se calcula aplicando el porcentaje del 20 por ciento a la correspondiente base reguladora, siendo ésta diferente según la situación laboral del fallecido en la fecha de fallecimiento y de la causa que determine la muerte.

Si no hay cónyuge sobreviviente, ni hijos con derecho a pensión, la cuantía de la pensión en favor de familiares se incrementará con el 52 por ciento correspondiente a la viudedad según orden de preferencia y con el límite del 100 por cien de la base reguladora.

¿Cuándo se extingue la pensión?

En el caso de que los beneficiarios sean nietos/as y hermanos/as:

  • Por cumplimiento de la edad máxima, salvo incapacitados.
  • Por cesar la incapacidad que otorga derecho a la pensión.
  • Por adopción.
  • Por contraer matrimonio, salvo excepciones.
  • Por fallecimiento.
  • Por comprobarse que no falleció el trabajador desaparecido.

En el caso de que los beneficiarios sean ascendientes e hijos y hermanos de pensionistas:

  • Por contraer matrimonio.
  • Por fallecimiento.
  • Por comprobarse que no falleció el trabajador desaparecido.

jubilaciondefuturo

 

 

 

Percibir una paga por cuidar a un familiar

 

Percibir una paga por cuidar a un familiar está reconocido en la ley de dependencia

En la conocida como Ley de Dependencia, la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia, se reconoce el derecho a percibir una paga por cuidar a un familiar. Cuando hablamos de esta ayuda familiar nos referimos a la  prestación económica para cuidados en el entorno familiar y apoyo a cuidadores no profesionales, desarrollado en el Artículo 18 de la citada Ley.

Además en el Convenio especial de cuidadores no profesionales, regulado por el Real Decreto 615/2007 se propone una medida para apoyar al cuidador no profesional a través de una prestación económica, la cual no ha estado exenta de críticas por la falta de presupuesto del Estado en los últimos años.

Esta prestación económica para cuidados en el entorno familiar y apoyo a cuidadores no profesionales se reconoce cuando el beneficiario esté siendo atendido por un cuidador o cuidadora no profesional, al igual que si es cuidado por su cónyuge, o sus parientes por consanguinidad, afinidad o adopción, hasta el tercer grado de parentesco, y lo hayan hecho durante el periodo previo de un año a la fecha de presentación de la solicitud, siempre que se den condiciones adecuadas de convivencia y de habitabilidad de la vivienda y así lo establezca su Programa Individual de Atención (PIA).

Las características para percibir la ayuda a la dependencia son:

  • Carácter excepcional.
  • Sujeta al grado de dependenciay se podrá valorar también la capacidad económica del beneficiario.

Las condiciones para ser beneficiario de esta prestación vienen determinadas por la Resolución de 13 de julio de 2012, siendo las siguientes:

  • Estar siendo atendido por cuidadores no profesionales durante el periodo previo de un año a la fecha de presentación de la solicitud y no ser posible el reconocimiento de un servicio debido a la inexistencia de recursos públicos o privados acreditados.

Las condiciones para ser cuidador no profesional son:

  • La persona cuidadora deberá convivir con la persona en situación de dependencia en el mismo domicilio, salvo que la persona en situación de dependencia reconocida tenga su domicilio en un entorno caracterizado por insuficiencia de recursos públicos o privados acreditados, despoblación, o circunstancias geográficas o de otra naturaleza que impidan o dificulten otras modalidades de atención. En tal caso, la Administración competente podrá permitir la existencia de cuidados no profesionales por parte de una persona de su entorno que, aún no teniendo el grado de parentesco requerido, resida en el municipio de la persona dependiente o en uno vecino, y lo haya hecho durante el periodo previo de un año a la fecha de presentación de la solicitud.
  • En el caso de las personas con dependencia Grado Isólo se concederáesta prestación a las que residan en un entorno rural.
  • Que la persona cuidadora acredite capacidad física, mental e intelectual suficiente para desarrollar adecuadamente por sí misma las funciones de atención y cuidado, así como no ser solicitante de la situación de dependencia ni tener reconocida dicha situación.
  • Que la persona cuidadora asuma formalmente los compromisos necesarios para la atención y cuidado de la persona en situación de dependencia.
  • Facilitar el acceso de los servicios sociales de las Administraciones públicas competentes, a la vivienda del dependiente con el fin de comprobar el cumplimiento de los requisitos o variación de las circunstancias.
  • Los cuidadores en el entorno familiar acreditados como cuidadores no profesionales deberán formalizar el correspondiente contrato laboralde acuerdo con la legislación de la Seguridad Social vigente en cada momento.

Definición de Dependencia

La definición de Dependencia de la Ley 39/2006, de 14 de diciembre de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia es: “el estado de carácter permanente en que se encuentran las personas que, por razones derivadas de la edad, la enfermedad o la discapacidad, y ligadas a la falta o a la pérdida de autonomía física, mental, intelectual o sensorial, precisan de la atención de otra u otras personas o ayudas importantes para realizar actividades básicas de la vida diaria o, en el caso de las personas con discapacidad intelectual o enfermedad mental, de otros apoyos para su autonomía personal”

Es decir, la “dependencia” sería el estado donde las personas con pérdida de autonomía física, mental y sensorial, necesitan del cuidado y atenciones de otros para realizar sus actividades básicas, afectando a las labores de su vida cotidiana.

La dependencia puede presentarse en cualquier edad, sin embargo cuando se llega a la etapa de vejez, mayores son las causas de presentar enfermedades que conlleven a necesitar del cuidado especial de otra persona.

¿Cuáles son los grados de la dependencia?

En el artículo 26 de la misma se describen los GRADOS DE DEPENDENCIA:

Grado I: Dependencia Moderada

La persona necesita ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria al menos una vez al día o tiene necesidades de apoyo intermitente o limitado para su autonomía personal.

Grado II: Dependencia severa

La persona necesita ayuda para realizar diversas actividades básicas dos o tres veces al día, pero no requiere el apoyo permanente de un cuidador.

Grado III: Gran Dependencia

La persona necesita ayuda para realizar varias actividades básicas varias veces al día y, por su pérdida total de autonomía necesita el apoyo continuo de otra persona.

Se haya más información de la casuística de los diferentes grados de dependencia en el artículo: “¿Cuándo contar con un cuidador/a según el grado de dependencia?”.

Ayuda familiar: ¿Cuál es el valor de las prestaciones?

Actualmente se perciben las siguientes ayudas familiares según el grado de dependencia:

Grado I: hasta 153 euros / mes

Grado II: hasta 268,79 euros / mes

Grado III: hasta 387,64 euros / mes

Hay que recordar que las prestaciones económicas para el cuidado de personas dependientes en el entorno familiar que se aplican a los cuidadores no profesionales se fijan previo acuerdo del Consejo Territorial de Servicios Sociales y del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia y están sujetas a las normas fiscales vigentes.

Un cuidador no profesional no está obligado a suscribir el convenio especial de la Seguridad Social. No obstante, desde el 1 de abril de 2019, los cuidadores no profesionales que sean beneficiarios de la Ley de Dependencia pueden hacerlo sin coste alguno, ya que es la Administración General del Estado la que asume el pago de las cotizaciones. De esta suscripción deriva el derecho a generar otras prestaciones:

  • Jubilación (los años dedicados a la persona dependiente son contemplados en la Vida Laboral).
  • Incapacidad permanente (derivada de accidente o enfermedad), muerte y supervivencia.
  • No se contemplan prestaciones por incapacidad temporal o desempleo a cuidadores no profesionales, aunque estén suscritos al convenio especial de la Seguridad Social.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que el origen de la prestación puede derivar en la obligación de tributar por las ayudas percibidas:

  • Las ayudas económicas otorgadas por la Administración del Estadoy reconocidas por las comunidades autónomas en virtud de la Ley 39/2006 para el apoyo de familiares y cuidadores no profesionales no tributan en el IRPF, por lo que no habrá que consignarlas en la declaración de la Renta.
  • Si las prestaciones económicas se reciben a través de alguna mutualidad(en ocasiones hay ayudas adicionales para la autonomía y la atención de la dependencia) los beneficiarios sí tendrán la obligación de registrar los importes percibidos en su declaración anual del IRPF como rendimientos de trabajo. Aunque se trate de una ayuda condicionada a una situación de dependencia acreditada, no provienen de la aplicación de la ley anteriormente citada, por lo que sí tributan.

La ayuda familiar se recibe una vez reconocido el grado de dependencia, un proceso que se realiza a través de los diferentes mecanismos que ponen a disposición de los ciudadanos las comunidades autónomas (desde Centros de Salud hasta centros de Servicios Sociales gestionados por cada municipio e incluso el médico de cabecera, en casos puntuales). La tramitación de estas subvenciones pueden demorarse entre 7 y 20 meses.

Evolución dependencia en España en los últimos años

En las últimas décadas, la dependencia se ha mostrado como una problemática que no solo ha afectado a la persona mayor y a su familia, se ha convertido en un punto de interés que termina afectando a la sociedad en su conjunto. Sin embargo, las ayudas a nivel estatal siguen resultando escasas y en muchos casos ineficientes a la hora de ofrecer soluciones realistas a este problema.

Basta con remitirse al Real Decreto 1082/2017 con el que se actualizaba el nivel de protección mínimo a las personas dependientes establecido en otro documento anterior de 2012. Un documento rodeado de polémica por los importantes recortes en prestaciones que, a día de hoy, siguen siendo alarmantemente bajas.

Las medidas adoptadas durante las últimas legislaturas no parecen estar en consonancia con la realidad en la que vivimos. De acuerdo a estudios, la población de adultos mayores de 50 años en adelante se encuentra en aumento en comparación con la población de entre 30 y 49 años; y con ello la tasa de dependencia de personas mayores está incrementándose debido a la estrecha relación que guardan. Por lo que podemos confirmar que contar con una población más longeva, conlleva a su vez una población asociada a enfermedades que demandan de mayor cantidad de cuidados y atención especial.

En la actualidad, la dependencia de las personas mayores se ha convertido en una de las máximas preocupaciones. El creciente número de ancianos en situación de dependencia obliga a realizar cambios en la organización administrativa, conscientes del panorama que se cierne sobre la economía del país. Así pues, esta nueva etapa, desconocida hasta ahora, forma parte de algunas de las incertidumbres ante un futuro desconocido, y que deseamos sean positivamente viables para nuestros mayores.

El impacto de la pandemia en los cuidadores no profesionales

Si la situación prepandemia ya era complicada para los cuidadores no profesionales, la irrupción de la COVID-19 ha supuesto el mayor desgaste físico, psicológico y emocional de este colectivo en los últimos años. Un impacto negativo que no solo ha estado condicionado por la enfermedad o el confinamiento, sino por un cambio de dinámica en las rutinas diarias.

Con la imposición del teletrabajo y el cierre de muchos centros de día para mayores o de actividades grupales, los cuidadores no profesionales han visto limitado al máximo el tiempo que se dedican a sí mismos. Así, el problema es una bola de nieve que va creciendo porque, ¿quién cuida del cuidador?

En estas complicadas circunstancias es imprescindible que las instituciones tomen conciencia de las necesidades específicas de este colectivo, no solo desde una perspectiva económica sino también desde el punto de vista asistencial. Es un trabajo que ya venimos realizando desde hace años en Cuidum, poniendo a disposición de las familias todos los medios necesarios para afrontar esta enorme carga de tareas y responsabilidades con el apoyo de un gran equipo de profesionales entregados a su trabajo con empatía y vocación.

cuidum

 

¿Quieres consultarnos tu caso?, ¿Tienes dudas?, ¿Quieres conocer tus derechos? Contacta con nosotros sin compromiso o rellena el formulario de contacto que encontrarás en el menú.

Si le ha gustado la información, rogamos invierta unos segundos en darnos 5 estrellas en GOOGLE a través de este enlace:
http://search.google.com/local/writereview?placeid=ChIJ3bjIgtYvQg0Rrl9zllLAENc

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
ASISTENCIA LEGAL 24HRS (ESPAÑA).
¿En qué podemos ayudarte?
Pulse y hable con un abogado (si tiene instalado WhatsApp)